Características de los préstamos al consumo

Características de los préstamos al consumo

¿Qué son los créditos al consumo?, los créditos o préstamos al consumo son los créditos que son otorgados a personas naturales para así financiar la adquisición de algunos bienes de consumo, o el pago para fines no comerciales o empresariales, independientemente de su monto total.

Este tipo de préstamos al consumo suelen emplearse por si el acreedor, simplemente necesita contar con cierta cantidad de dinero disponible a corto plazo.

Los préstamos al consumo pueden ser solicitados en bancos o incluso en sitios de ventas que manejan ayudas financieras. Estos lugares solicitarán la información más básica del individuo y generalmente no suelen poner muchas objeciones o trabas para otorgar dichos créditos.

El consumidor es la persona física que, en estas relaciones contractuales, actúa con fines que están al margen de su actividad comercial o actividad profesional.

El prestamista es aquella persona jurídica o física que concede o se compromete a conceder un crédito en el ejercicio de su actividad comercial o profesional.

El intermediario de crédito es la persona física o jurídica que no actúa como prestamista y que, en el transcurso de su actividad comercial o profesional, contra una remuneración que puede ser de índole pecuniaria o revestir cualquier otra forma de beneficio económico acordado.

  1. Presenta u ofrece contratos de crédito
  2. Asiste a los consumidores en los trámites previos de los contratos de créditos.
  3. Celebra los contratos de crédito con consumidores en nombre del prestamista.

CARACTERÍSTICAS

  1. Estos créditos están destinados a la compra de bienes y servicios de consumo, como pueden ser un coche un televisor, un ordenador, muebles, entre otros.
  2. No son de un importe excesivamente elevado, como lo es en el caso de las famosas hipotecas.
  3. El cliente o prestatario responde de ellos con sus bienes presentes y futuros, por lo que la entidad prestamista evalúa y estudia su solvencia a través de justificantes de ingresos, como podría ser una nómina, un inventario de bienes o una declaración de jurada de patrimonio.
  4. Su tramitación es mucho más rápida que en el caso de los préstamos hipotecarios, pero los intereses que llevan aparejados son más altos.
  5. Se aplican tanto en bienes materiales como en bienes inmateriales, como lo podría ser un curso de estudios o viajes.

Este tipo de créditos, además, toma en cuenta lo siguiente al momento de evaluar al acreedor:

  • Su perfil de cliente: Es importante para determinar si existen riesgos en torno a él, que deban ser tenidos en cuenta al momento de efectuar algún cobro, es decir, la entidad bancaria deberá conocer el perfil del cliente para así brindarle mayor seguridad en cuanto a los pagos.
  • Su capacidad para reembolsar un préstamo: Se analizan sus ingresos mensuales y los gastos que suele realizar, para determinar si cuenta con la capacidad de manejar el crédito.
  • La información que de él tengan otras agencias financieras: Ellas podrán respaldar su solicitud con detalles como sus ingresos, los antecedentes que tiene respecto a otros préstamos e incluso si cuentan con otros créditos existentes.

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *