¿Cuándo no pedir un préstamo?

¿Cuándo no pedir un préstamo?

La solicitud de préstamos no debe ser algo que se tome a la ligera, puesto que al final es dinero que debemos regresar al banco, no solo contando con dinero prestado, sino que debemos pagar todos los intereses y comisiones que conlleva la solicitud de en sí misma.

A veces caemos en el error de creer que una solicitud de préstamos no traerá tantas consecuencias, o que resolveremos conforme pasa el tiempo y es cuando vemos que el banco acciona y no de una manera tan satisfactoria, pudiendo llegar a embargar los bienes.

Es por ello, que la tarea de solicitar un préstamo debe estar dirigida por la responsabilidad y seguridad de poder solventar la deuda con el banco, sin tener que recurrir a la liquidación de los bienes que hemos puesto por garantía en el contrato establecido.

En virtud de ello, hoy hablaremos de algunas circunstancias en donde en su mayoría solicitar un préstamo personal o de otra naturaleza no es la mejor idea, puesto que puede llegar a ser un grave error con consecuencia no tan satisfactorias.

Donde no pedirlo

Uno de los errores que en su mayoría se comete es el solicitar un préstamo para saldar la deuda de otro préstamo, con la errónea idea de salir del cual debe pagarse con mucha más rapidez será la solución, siendo que no es así.

De hecho, el problema de esta lógica radica en que estas sobre endeudándote, puesto que ya de por si tienes una deuda que no puedes pagar por completo y el tener que asimilar otra no será la solución.

Lo recomendable en estas situaciones es fijar el dinero que tienes y llegar en algún acuerdo para pagar el préstamo que ya adeudas.

Por otro lado, pedir el préstamo cuando no tienes fijada una meta, el proyecto al cual vas a invertir o solo por un capricho también es un error, pues el dinero simplemente lo gastarás y quedarás con una deuda que puede durar años.

Una de las recomendaciones que podemos realizar con respecto a este punto, es que los préstamos son necesarios y buenas oportunidades cuando vamos a realizar algo productivo con ello, pues solicitar dinero prestado por solicitar no es una acción inteligente.

Ahora bien, si ya tienes el dinero dispuesto alguna obra en particular, algún proyecto de emprendimiento en donde sea factible la venta, la solicitud si es una buena idea, pues estas invirtiendo en la empresa del mañana.

En ese sentido, solicitar un préstamo cuando no se tiene una entrada fija de dinero es una locura, puesto que al final terminará pagándose dicho préstamo con la liquidación de los bienes que puedas tener.

Por lo tanto, al momento de solicitar un préstamo puede fijarte en el empleo que tienes, que la seguridad del puesto sea estable y que en la empresa o negocio en el cual trabajes tengas la posibilidad de continuar, pues requieres del dinero mensual para el pago.

Así pues, estas son algunas de las situaciones en las cuales la solicitud de un préstamo no es una de las opciones más inteligentes.

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *